Sardinas ahumadas

sardinas_ahumadas_2015_06_30_2727

Que en la vida, lo mejor es lo gratis y después lo más caro, no siempre es verdad. Si de un pescado tan humilde y barato como la sardina, podemos hacer un plato tan sencillo y tan genial como este, entonces deberíamos plantearnos nuestra forma de pensar respecto a los ingredientes y productos que utilizamos, mas caro no siempre es sinónimo de mejor, o mejor dicho, lo mas barato puede ser tan bueno como lo mas caro.

Las sardinas las encontramos prácticamente en cualquier pescadería y en cualquier época del año, pero es ahora, en verano, cuando mas se consumen. A la brasa, unas sardinas se convierten en un autentico manjar, en la costa andaluza tocan el cielo con los espetos y de cualquier otra manera la sardina siempre da la talla.

Nuestra elaboración es sencilla, tan sencilla como genial, unas buenas sardinas, en este caso unas pequeñas sardinas parrochas, curadas en sal y ahumadas con romero o con una piña seca(depende de las posibilidades de cada uno), conforman todo un platazo, que ademas podemos combinar y usar con otras elaboraciones o platos.

sardinas_ahumadas_2015_06_30_2730

El salazón le da el sabor y el ahumado el carácter, por eso he intentado que cualquiera en su cocina pueda hacerlo sin demasiadas complicaciones, esta elaboración se debe consumir al momento, si queremos conservarla las guardaremos en aceite para que nos dure varios días, por cierto no olvidéis que siempre que vayamos a comer pescado crudo o poco elaborado es necesario congelarlo durante al menos 48 horas para eliminar el anisaki. Dicho esto, vamos al lío..

Ingredientes para unas 10 sardinas:
10 sardinas pequeñas
1/2 kg de sal gorda
1 o 2 ramas de romero seco
aceite de oliva virgen extra
1 cayena

Después de haber tenido congeladas las sardinas durante al menos 48 horas, las limpiamos bien. Para ello primero quitamos la cabeza y luego con el dedo las abrimos sacando las vísceras y las espinas, separamos los lomos y limpiamos bien. Os recomiendo hacerlo con unos guantes de látex, que luego el olor a sardinas persiste por los siglos de los siglos.. Eso o tener a mano una de esas toallitas de bebes que lo limpian todo todo todo.

El salazón:
Una vez limpias, las lavamos en agua varias veces hasta que queden totalmente limpias. En un recipiente colocamos una capa de sal, encima las sardinas abiertas con la piel hacia arriba, cubrimos con otra capa de sal y repetimos con el resto de sardinas, dejamos macerar en la nevera 1 hora o 1 hora y 1/2 dependiendo del tamaño de las sardinas.

El ahumado:
Como no todo el mundo tiene a mano una barbacoa para poder ahumar las sardinas con el humo de unas piñas, y para que se pueda hacer esta receta todo el año vamos con la opción casera.

Si tenemos una olla para cocinar al vapor, en el fondo de una cacerola colocamos la rama seca de romero, le prendemos fuego y luego apagamos para que suelte humo, colocamos la olla para cocinar al vapor encima con las sardinas extendidas y tapamos con una tapa, dejamos ahumar unos 5 minutos.

Sin vaporera: Necesitamos un colador grande y una cacerola grande con su tapa. En un colador grande distribuimos las sardinas de modo que entren todas o casi todas, con la piel hacia arriba. En el fondo de la cacerola colocamos la ramita seca de romero, le prendemos fuego y luego apagamos para que suelte humo, colocamos el colador encima y tapamos con la tapa.

Ambas formas os recomiendo hacerlo debajo de la campana extractora al mínimo de potencia. Cuando deje de humear ya las podemos retirar y tendremos nuestras sardinas ahumadas.

Servimos con un chorro de aceite de oliva virgen extra por encima y a disfrutar! Si no las vamos a consumir en el acto las ponemos en un recipiente con una cayena y las cubrimos con aceite de oliva virgen, de esta manera nos duraran unos cuantos días mas. A disfrutar!

Anuncios

2 comentarios sobre “Sardinas ahumadas

  1. Muchas gracias Juan! la verdad es que es de esos platos faciles pero que están buenisimos, ademas la gente se sorprende con el sabor ahumado, este verano las estoy haciendo bastante. Un abrazo!

    Me gusta

  2. Verdades como puños, sardinas, xardas, visceras, productos humildes pero que con un poco de mano o paciencia se pueden elevar a los altares. Estupenda receta y explicacion del proceso de ahumado. Por cierto en que pescadería venden las sardinas redondas?, eres un artista, le ha salido competidor al creador del Tetris.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s